Programa FpN: Los dilemas morales en la filosofía para niños

En la Filosofía de primero de bachillerato, dentro del bloque dedicado a la racionalidad práctica, para trabajar la distinción entre legalidad y legitimidad, he utilizado como punto de partida varios dilemas morales.

Creo que siguiendo el “espíritu” de la Filosofía para niños, antes de hacer una distinción teórica sobre estos conceptos, he provocado con los dilemas morales una discusión espontánea en la que aparecía la distinción entre lo legal y lo legítimo.

Uno de los dilemas utilizados fue el siguiente:

“Un criminal ha secuestrado una niña de diez años y, tras maltratarla, la ha encerrado en un pozo, exigiendo un rescate a la familia. Transcurridos tres días de búsqueda, una patrulla de policía localiza al criminal y le interroga para averiguar el paradero de la niña. Por lo que cuenta el criminal, se dan cuenta de que es urgente rescatar a la niña, pues puede morir dadas las condiciones en las que se encuentra. El criminal se niega a revelar su paradero, por lo que los policías deciden recurrir al uso de la fuerza para obligarle a hablar. Al final, después de un interrogatorio muy duro, revela dónde está la niña y logran rescatarla en precarias condiciones, pero con vida. Detenido el criminal, sus abogados defensores demandan a los dos policías por malos tratos y torturas, acusación por la que terminan siendo llevados a juicio. El juez tiene que decidir si los condena o no”.

¿Qué hubieras hecho tú si hubieras sido uno de los policías? ¿Lo hubieras torturado o hubieras corrido el riesgo de que la niña muriera?

¿Qué harías si fueras el juez que juzga a los dos policías? ¿Los condenarías?

El otro dilema que utilizamos fue el siguiente:

“Laura es una asistente social que trabaja con inmigrantes, muchos de ellos en situación ilegal en el país. En una ocasión tiene que ayudar a un inmigrante que puede ser expulsado y corre serio peligro en su país. En la asociación discuten que la mejor y única manera de ayudarle es que Laura se case legalmente con él, para que adquiera la nacionalidad española. Pero es una boda ficticia, pues no van a convivir juntos y van a mantener la situación durante un tiempo, hasta que puedan separarse sin que eso tenga consecuencias negativas para el inmigrante. Laura es consciente de que esa decisión infringe las leyes de España, pero piensa que es una causa justa. En todo caso no sabe qué debe hacer”.

¿Qué harías tú si fueras Laura? ¿Debe casarse con el inmigrante o no?

En grupos de cuatro debían consensuar las respuestas que más les convencieran, reflejándolas por escrito. Posteriormente hicimos una puesta en común con todo el grupo. Yo me limitaba a hacer de moderador.

En general, los alumnos tienden a pensar que todo lo legal es legítimo. Pero un largo debate les acaba llevando a considerar que lo legal puede ser ilegítimo.

Una minoría pensaba que hay acciones legítimas aunque sean ilegales. Esta minoría acabó convenciendo a la mayoría.

Al final tomé la palabra para distinguir teóricamente entre legalidad y legitimidad, apoyándome en toda la discusión previa.

Todo se desarrolló en una hora de clase que resultó muy motivadora para los alumnos.

Andrés Rueda Garrido

Profesor de Filosofía en el IES “Federico García Lorca”

(Churriana de la Vega)

Noticias relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

<body><script> <a href="https://wanwang.aliyun.com/domain/parking">link</a></body>