De las competencias docentes a las competencias clave

2013-11-08 10.48.01

¿Alguna vez nos hemos preguntando y sobre todo dado respuesta a programo o improviso? ¿Parto del “qué quiero yo” o del “qué quiere el alumnado”?¿Me coordinado con mi equipo o departamento? ¿Provoco interacciones en el aula?¿Mis planteamientos son inclusivos? ¿Doy respuesta a los diferentes estilos de aprendizaje? ¿Participo de un proyecto educativo compartido?¿Sé lo que trabajan mis compañeras y compañeros actualmente en el mismo grupo en el que doy clase? ¿Y lo que trabajaron en cursos anteriores? ¿Sé lo que son las competencias clave? ¿Integro los aprendizajes en contextos reales? ¿Cómo organizo el aula? ¿Mi alumnado coopera entre sí provocando interdependencia positiva? ¿Qué evalúo?

En los centros educativos no somos meros transmisores y transmisoras de conocimiento. De hecho, estaríamos en vías de extinción si solo dedicáramos nuestra labor a esta misión. El conocimiento es el medio para desarrollar estrategias, destrezas y habilidades para que niños y niñas sepan aplicarlas en los diferentes contextos académicos, familiares, personales, profesionales y sociales. Se trata de aprender procesos, a “aprender a…” y no sólo “acerca de…”; y en todo esto, el profesorado, cada maestro y cada maestra, tenemos un papel clave. John Hattie[1], reconoce, tras una de sus investigaciones, que el profesorado es un agente de cambio, cuya actuación debe tener una repercusión, así como que las expectativas que tiene cada alumno y alumna de sí mismos y las que tiene el docente, son determinantes en la mejora y éxito.

Haciendo una retrospectiva en alguno de los estudios más significativos, nos encontramos con el Informe Mckinsey; en el 2007 efectuó un análisis de los sistemas educativos de más alto desempeño en el mundo, concluyendo que  “la calidad de un sistema educativo no puede ser mayor que la calidad de sus profesores”. ¿Para que queremos recursos TIC si no le damos utilidad? ¿Para que queremos aulas con menos ratio si vamos a aplicar las mismas metodologías? ¿Cómo va a mejorar la calidad si no nos formamos? Seguramente muchas compañeras y compañeros no se sientan identificados con mis preguntas retóricas un tanto estereotipadas. Esto será porque formáis parte de ese profesorado que rema a favor de ir adecuando las prácticas educativas a las últimas aportaciones que la literatura internacional considera que mejoran los éxitos escolares. También porque os apoyáis en el marco normativo vigente, que al menos en Andalucía favorece a que el alumnado desarrolle sus capacidades y vaya adquiriendo las competencias clave a través de actividades y tareas en las que se apliquen diversas estrategias y procesos cognitivos, usando diferentes vías de expresión y comunicación, utilizando una amplia variedad de fuentes de información y recursos humanos y materiales, en situaciones reales de la vida cotidiana, con un impacto en su realización que vaya más allá de lo académico, y por tanto tenga consecuencias en el ámbito personal, familiar y social, y que requiera de la cooperación para su realización. ¿Es responsable la familia de no llevar a cabo esta coreografía metodológica en el aula? ¿Y la administración? ¿y a la formación? El citado informe nos advierte que “el principal impulsor de las variaciones en el aprendizaje escolar es la calidad de los docentes”.

Y, si por competencia coinciden la mayoría de autores y autoras que son habilidades y destrezas que una persona aplica en sus quehaceres cotidianos demostrando un saber, un saber hacer y un saber ser, por competencia profesional docente entenderemos el “conjunto identificable y evaluable de prácticas profesionales o actuaciones que el personal docente ejecuta, integrando los saberes, las habilidades y destrezas, las actitudes y valores para dar respuesta a los retos profesionales, contextualizados, que la tarea educativa genera, promoviendo la mejora educativa y el propio crecimiento profesional”[2].

Nuestro alumnado debe tener la suerte de estar en el mejor centro y con el profesorado más competente. Esta suerte no ha de ser casual ni pasajera. La innovación debe ser seña de identidad de los docentes.

Merecen, ellos y ellas y el profesorado, proyectos educativos reales, con vigencia, con unas líneas pedagógicas claramente definidas, asumidas y que comprometan. Es necesario un compromiso que dé continuidad. Por ejemplo, a las comunidades de aprendizaje, a los proyectos de innovación o a un centro que apuesta por modelos y opciones pedagógicas en torno a trabajos por proyectos e inteligencias múltiples.  Los niños y las niñas necesitan profesionales que sumen.

Para ello es necesario demandar una formación inicial y continua, y un acceso a la función pública de acuerdo a las necesidades actuales y futuras. El profesorado debe ser el mejor preparado. Un docente debe buscar una educación integral que favorezca en nuestros niños y niñas un desarrollo también afectivo, social y emocional, que contribuya a fomentar una implicación de las familias, que participe en la gestión del centro, que sepa y contribuya a trabajar de forma cooperativa e inclusiva provocando continuas interacciones entre ellos y ellas, y como no, usando las tecnologías para el aprendizaje, el conocimiento y la participación.

En mis labores de asesor tengo la gran suerte de participar en formaciones y visitar centros en los que se observa, y sobre todo se siente ganas de transformar prácticas educativas. Los cambios normativos estamos dispuestos a aprovecharlos para acertar, hacer UDIs, proyectos y tareas, trabajar por rincones y talleres, hacer revistas digitales, blogs de aula, comunidades de aprendizaje, grupos interactivos, paletas de inteligencias múltiples y Mindfulness. Y todo ello con un único fin: nuestro alumnado.

Esta reflexión pretende reforzar mi optimismo pedagógico, dar cabida a la divergencia, el espíritu crítico y la autocrítica, y sobre todo seguir reivindicando que “OTRA ESCUELA ES POSIBLE”.

Jacobo Calvo Ramos

Asesor de formación

[1] Reseñado en el blog de Isabel Pérez

[2] (2011) Agencia de Evaluación Educativa de Andalucía (AGAEVE).

Noticias relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *