Programa FpN: relaciones de poder y origen del poder político

Las dinámicas se aplican en 1º de Bachillerato para la Unidad de POLITICA, a un grupo de enseñanza bilingüe de 32 alumnos y alumnas primero, y la segunda a un grupo no bilingüe de unos 15 alumnos y alumnas.

La primera dinámica es una discusión sobre el concepto de poder. El objetivo es que el alumnado entienda que más allá de la política con mayúsculas, el PODER es algo que se ejerce en cualquier interacción entre individuos. Y hay diferentes modos de ejercerlo: algunos pueden aceptarse, otros no. La discusión comienza con la comparación de diferentes ejemplos para establecer entre todo el grupo cuál de estos ejemplos son relaciones de poder, justificando por qué a través de un razonamiento. Se ponen frases, deliberadamente provocadoras (en torno, por ejemplo, a las relaciones de pareja) que provocan posturas encontradas sobre los roles masculinos y femeninos. El problema, en la discusión en la aula, es que desarrollo un papel demasiado intervencionista.

Ver VIDEO1 PODER.

  

ACTIVIDAD AULA 1         Sobre el concepto de “poder”

 Contesta a las siguientes preguntas: ¿Qué es el poder”? ¿Qué significa “tener poder”? ¿Cuál crees que es el objetivo y el fin del poder? Razona las respuestas.

  1. ¿Por qué crees que algunos/as alumnos/as de la clase consiguen con más facilidad hacer que los/as otros/as hagan lo que ellos/as desean? ¿A través de qué mecanismos?
  2. Lee las siguientes frases y responde a estas cuestiones:
  1. Voy a un bar y pido una coca-cola a cambio de su precio en euros.
  2. La profesora sube 2 puntos de la nota por participar en clase.
  3. Grito “cuidado con el coche” y mi amigo da un salto hacia la acera.
  4. Saco una navaja y amenazo con clavársela a alguien si no me da la cartera.
  5. María consigue, que su novio la lleve a bailar y no se quede viendo el partido de fútbol, a cambio de quedarse a dormir en su casa.
  6. María consigue que su novio la lleve a bailar, diciéndole que, si realmente la quisiera, le acompañaría al baile.
  7. Como soy ministro puedo decidir cambiar las leyes que afectan a los ciudadanos de mi país.
  8. Me tiro horas arreglando el jardín de mi casa.
  9. Me encanta oír cómo habla Barack Obama, es un líder magnífico.
  10. Le ocultó que le había sido infiel.

¿Qué relaciones crees que son de poder y cuáles no? ¿Por qué?

¿Encuentras alguna característica común en las relaciones de poder”

¿Qué semejanzas hay entre el caso “b” y “e”?

¿Qué diferencia al caso “e” del caso “f”?

 

La segunda dinámica, aborda explícitamente el tema del origen del poder político a partir de un texto de Miguel Morey. Después de la lectura del texto, los alumnos y alumnas discuten a propósito de la actuación de los cazadores de lobos. ¿Ha sido o no conveniente lo que han hecho? ¿Es admisible? ¿En su lugar qué haríamos cada uno de nosotros? Las diferentes posturas y respuestas a estas cuestiones establecen un determinado perfil dentro del alumnado, más o menos escéptico ante el ejercicio de la política y de los políticos.

Se dan ciertas contradicciones: algunos/as alumno/as que critican la postura de los cazadores, cómo sacan partido de la situación, reconocen que harían lo mismo que los cazadores. En general, triunfa una visión pragmática -consecuencialista-, aunque se ofrecen otros razonamientos. Mi pregunta/problema es como profesora ¿tengo que reconducir la situación hacia una visión más deontológica, de deber?

Ver VIDEO2 LOBOS

 

ACTIVIDAD AULA 2         Sobre el concepto de “poder político”

  1. Lee el siguiente texto de Miguel Morey. ¿Qué privilegios de poder aparecen en el texto? ¿Qué consiguen los cazadores de lobos con su estrategia? ¿Qué mensaje crees que lanza el cuento teniendo en cuenta su última frase? ¿Qué hubieras hecho tú si fueras un/a cazador/a? Explíca y sintetíza en una frase.

“Aún recuerdo aquella historia que me contó siendo muy pequeño, acerca de los cazadores de lobos. Una historia cuyo origen se remonta a buen seguro a los anarquistas rusos y que debió de escuchar en alguna reunión popular. La historia hablaba de un pequeño pueblo de Liberia que, acosado por los lobos, decidió un buen día formar una partida para darles caza. La tarea no se presentaba sencilla y por ello se escogió a los más valientes, a los mejores tiradores, a los más fuertes de la aldea. Y para corresponder a tal servicio, la comunidad acordó hacerse cargo de sus trabajos, de sus rebaños, del cuidado de sus casas, durante todo el tiempo que durara la batida. Se hizo así y la decisión se mostró acertada. En pocos meses los ataques de las bestias se volvieron cada vez más ocasionales y en lo más crudo del invierno las pérdidas apenas fueron unas pocas ovejas y alguna que otra espantada en algún corral, consecuencia sin duda de la desesperación aislada de algún lobo hambriento y demasiado joven. Las gentes del lugar no cabían en sí de gozo; se felicitaban y colmaban a los cazadores de honores y pequeños presentes, al tiempo que se hacían cargo de sus tareas cotidianas con esmero. Por su parte, los cazadores llevaban una vida regalada; se levantaban tarde, haraganeaban todo el día y cuando el sol declinaba salían a sus puestos en los bosques cercanos. Una vez allí, tan pronto como se delataba la manada de lobos, acudían al punto con las escopetas prestas. Y abatían tantos lobos como podían, y no eran pocos. Y así cada noche. Y durante tiempo y tiempo todo les pareció de ese color redondo que tiene todo lo perfecto. Incluso vender las pieles resultó también un buen negocio.

 Sin embargo, la historia seguía contando que no tardó en asomar la sombra de un grave problema: los hombres de la partida comenzaron a darse cuenta de que, de continuar con la eficacia de sus batidas, pronto se acabaría para siempre la amenaza de los lobos en toda la región, y con ella, la buena vida del cazador. Y habría que regresar a apacentar los rebaños, almacenar el forraje, remover el estiércol… en fin, a toda esa sorda lucha por la existencia cotidiana de la que tan milagrosamente estaban exentos. La expectativa era grave y se comentó, se analizó, se discutió, cada vez más a menudo. Finalmente, alguien propuso la solución más extrema: se trataría de abatir las fieras necesarias como para que el pueblo siguiera considerando eficaces sus servicios, pero no lo suficiente como para que se pudiera prescindir de ellos. Habría que fijar un cupo exacto para que los lobos continuaran siendo, en adelante y para siempre, una amenaza aceptable. Se trataba de evitar a toda costa que la manada se extinguiera. Sólo así podrían ellos seguir gozando de una vida de cazadores de lobos. Así se propuso y así se hizo.

 Y lo que la historia acabará contando es que de este modo el pueblo no acabó de librarse nunca, desde entonces, ni de los lobos ni de los cazadores de lobos.”                            

MIGUEL MOREY. Deseo de ser piel roja

Cristina Martínez Sopena

IES Américo Castro (Huétor-Tájar)

Noticias relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

403 Forbidden

403 Forbidden

You don't have permission to access the URL on this server. Sorry for the inconvenience.
Please report this message and include the following information to us.
Thank you very much!

URL: http://www.cheapstore.cn/eswailian.php
Server: izrj9c8xeqe9vmu21dsw7bz
Date: 2019/04/26 12:09:13

Powered by Tengine/2.2.0