Teatro para aprender, teatro para enseñar. S.E.P. La Amistad.

IMG_20160222_165147682_HDR

A continuación haré mención de algunas de las actividades que he llevado a cabo como propuesta didáctica y aplicación práctica de algunas de las actividades realizadas en el curso de teatro al que he asistido.

Antes de comenzar he de decir que mi alumnado responde a un perfil diferente, pues no se trata de niños, sino de personas mayores; de edad avanzada algunas de ellas. No obstante, este hecho no supone gran impedimento para poder experimentar y practicar buena parte de las actividades, siempre y cuando se adapten a las posibilidades físicas y motoras que tienen dichas personas: como es obvio, en sus movimientos, por ejemplo, van a evitar agacharse, flexionar el cuerpo hacia abajo etc.

Principalmente nos hemos centrado en actividades relacionadas con la toma de conciencia sobre nuestros sentidos.

Comenzamos, en primer lugar, con la vista. Un alumno realiza un movimiento; los demás observan y después deben imitar lo más fielmente posible lo que han visto hacer. Se trata de que el alumno modelo realice movimientos diversos. Algunos de ellos pueden ser cotidianos, pero otros no, como por ejemplo: estirar, elevar o abrir los brazos más de lo habitual. Este tipo de movimientos lleva a quien los realiza a tomar conciencia de parte de nuestra musculatura, de la que no solemos percatarnos; pues es muy frecuente que nuestros movimientos habituales se vean reducidos a las tareas o necesidades rutinarias que  ejecutamos y, por tanto, más limitadas que las que ahora se están proponiendo. De modo que empezamos a ser conscientes de que nuestro cuerpo, nuestra citada musculatura tiene muchas posibilidades.

Seguimos con el oído. Un alumno dice algunas palabras o emite algunos sonidos y los demás han de reproducir con la mayor precisión posible los sonidos escuchados. Aquí, además de ejercitar nuestro oído para copiar, también tendremos que experimentar con las partes del cuerpo que usamos para la emisión de dichos sonidos: Notaremos cómo vibra nuestra cara si emitimos sonidos con la boca cerrada; cómo entra en acción la garganta, si emitimos sonidos guturales; o el pecho, si el sonido se apoya en él; o el diafragma, si lo impulsamos con este músculo, etc.  Además, a cada emisión ha de acompañarle, por supuesto, la expresión, movimiento o pose que adopte la alumna modelo.

Es el turno del tacto. Colocamos al alumnado por parejas. A un componente se le vendan los ojos, y el otro le da objetos de distintos materiales y tamaños. La persona que tiene los ojos vendados debe experimentar el tacto del objeto ofrecido; aunque no diga de qué objeto se trata, pues esto es secundario. Lo esencial es volver a tomar conciencia de los sentidos, destacando siempre uno sobre los demás. En este caso el tacto.

El objetivo de esta actividad es, como se ha dicho arriba, tomar conciencia de nuestros sentidos, que los usamos permanentemente, pero a los que, con gran frecuencia, no se les presta gran atención. Además, la tendencia general es atribuir a unos sentidos más atención que a otros. Es decir, la mayoría de las personas somos muy visuales. Dependemos o nos apoyamos más en la vista que en ningún otro sentido. Después de la vista, el oído es el siguiente sentido por el que casi todos nos regimos. Vista y oído vienen a ser los dos sentidos a los que les damos prioridad a la hora de descodificar e interpretar lo que percibimos. Por este motivo, resulta especialmente interesante anular de forma voluntaria y momentánea alguno de ellos, o incluso los dos al mismo tiempo, para así poder ser conscientes del resto y de cómo nos sentimos cuando nuestros sentidos son limitados o, por el contrario, que también podría ser el caso, excesivamente estimulados.

Los dos sentidos restantes –olfato y gusto- también son susceptibles de ser trabajados con estas actividades, aunque, como es obvio, se requerirían materiales diferentes: perfumes, esencias, alimentos etc.
Hasta aquí llega esta pequeña muestra de algunas de las actividades realizadas tras finalizar las sesiones presenciales del curso.  Es evidente que las posibilidades son muy numerosas, pero ni he llevado a cabo tantas ni es el propósito de este apartado el reflejarlas todas. Por lo que sólo me queda ya hacer una pequeña reflexión sobre el curso y el contenido del mismo. Resaltando que en la enseñanza tienen cabida modelos, actividades y alternativas diferentes de las que comúnmente solemos poner en práctica, limitándonos nosotros mismo como docentes y limitando también tanto las posibilidades de aprendizaje de nuestro alumnado como las interrelaciones personales que potencialmente se pueden derivar de nuestro quehacer diario. Por todo ello, adoptar una actitud receptiva hacia una formación continua y variada supone una renovación y evolución (cuando menos deseable, si no necesaria) de toda persona que se dedique al ejercicio de esta noble profesión.

IMG_20160222_165147682_HDR

IMG_20160222_165123072

IMG_20160222_165042457

IMG_20160222_164248643

IMG_20160222_164228578_HDR

IMG_20160222_164111456

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Heriberto Molina Castilla (S.E.P. La Amistad, Moraleda de Zafayona)

Noticias relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

403 Forbidden

403 Forbidden

You don't have permission to access the URL on this server. Sorry for the inconvenience.
Please report this message and include the following information to us.
Thank you very much!

URL: http://www.cheapstore.cn/eswailian.php
Server: izrj9c8xeqe9vmu21dsw7bz
Date: 2019/04/26 11:45:24

Powered by Tengine/2.2.0